Tratamientos sin Cirugía

Toxina Botulínica (Botox)

Publicado por Franklin Peña y el periódico Listín Diario

Mejorar la apariencia física, uno de los anhelos más comunes de hombres y mujeres de hoy, no necesariamente implica pasar por la sala de cirugía. Sin embargo, el mercadeo ha abusado de conceptos como “no invasivo” o “mínimamente invasivo” en la promoción de ciertas técnicas estéticas, y ha causado confusión en muchas personas que piensan que quien realiza dichos procedimientos no necesita licencia médica.

“Mucha gente se confunde e incluso cae en tratamientos con personas que no están calificadas”, afirma Franklin Peña, cirujano plástico del Centro de Cirugía Plástica Espaillat Guerra.

El también especialista de la Clínica de Medicina Familiar, de San Pedro de Macorís, señala que procedimientos como la aplicación de Botox o ácido hialurónico son menos invasivos que una cirugía, pero no dejan de ser invasivos.

Advertencia “No es una cirugía pero, como se está infiltrando un producto dentro del cuerpo, ya es invasivo”, aclara Peña. “Ponerle a alguien una inyección es un procedimiento invasivo. ¿Qué no es invasivo? Ponerte una crema”.

Por tanto, aunque sus riesgos son mínimos comparados con los de una operación, la aplicación de Botox o ácido hialurónico sólo puede ser realizada por cirujanos plásticos o dermatólogos, pues, como advierte Peña, hay que conocer la anatomía facial y los músculos del rostro.

(+) PROCEDIMIENTOS COSMÉTICOS Dentro de la cirugía plástica y estética, recuerda el doctor Franklin Peña, existen los procedimientos quirúrgicos (las cirugías) y los cosméticos.

Entre los procedimientos cosméticos se encuentran la inyección de Botox y el ácido hialurónico, la dermoabrasión, el láser y los peelings químicos. De esa lista los únicos no invasivos son la dermoabrasión, el láser y los peelings químicos.

Procedimientos cosméticos para mejorar su imagen El Botox es el producto más usado en el mundo para eliminar arrugas. Se inyecta en arrugas finas como las líneas de expresión, las patas de gallina la frente y el entrecejo, y produce una paralización parcial de los músculos, dando al rostro una apariencia más joven.

Para surcos más profundos como los que se presentan en la zona nasolabial se emplea el ácido hialurónico, un producto de relleno.

“Esos son -según el cirujano plástico Franklin Peña- los dos únicos productos que están estudiados y que a lo largo del tiempo han demostrado ser seguros”.

Además, se puede usar la misma grasa del paciente como material de relleno. En este caso, sin embargo, ya no se trataría de un procedimiento tan rápido y sencillo.

Usar grasa del paciente implica invertir al menos media hora para sacarla del abdomen usando anestesia local, prepararla y entonces colocarla como si fuera relleno, explica el cirujano plástico.

Los hilos El experto asegura que prácticamente ningún cirujano plástico utiliza hoy hilos, método muy popular en años pasados, para estirar y rejuvenecer la expresión del rostro, “porque han demostrado que no son efectivos”.

Los hilos, advierte, pueden tener el efecto deseado por algunos meses, pero producen en algunos pacientes fibrosis difíciles de corregir.

“Como su uso no es seguro lo recomendable es no usarlos ni en el rostro, ni en los glúteos”, recomienda Peña.

(+) LIFTING PARA ESTIRAR EL ROSTRO El cirujano plástico Franklin Peña señala el lifting como la técnica de estiramiento facial más efectiva y con resultados comprobados por más de 50 años.

“Cuando una paciente tiene entre 30 y 45 años tú le puedes hacer un tratamiento paliativo con Botox y rellenos, pero cuando tiene tanta flacidez en los tejidos de la cara, no se puede corregir con un hilo, sino que hay que quitar el exceso de piel y corregir la flacidez”, explica Peña.

No obstante, este procedimiento no es de los menos invasivos: no se puede realizar en consulta igual que la aplicación de rellenos.